Español
Mapa de Sitio

Artículos

Radiografía de las Cooperativas mineras, la herencia neoliberal

Periódico Cambio Dom, 04/09/2016 - 18:34

 

Muchas áreas de explotación minera fueron entregadas a las cooperativas después de la promulgación del DS 21060. Foto: Cambio

 

 (Gonzalo Pérez Bejar).- Si bien una cooperativa, en general, se organiza a partir de “la asociación autónoma de personas que se unen de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común”, el camino que recorrieron estas agrupaciones en Bolivia, desde aproximadamente 1958, se fue distorsionando y perdió su esencia hasta convertirse en agrupaciones “individuales” que se basan en la acumulación y concentración de la riqueza.

El exministro de Minería y Metalurgia José Pimentel señaló: “Si bien el cooperativismo surgió como una reivindicación de los obreros para liberarse de la explotación del hombre por el hombre, con una producción solidaria, con una producción por los propios trabajadores; en la práctica esto se distorsionó porque no se han combatido los valores que el capitalismo da por esencia, que son el individualismo, la acumulación, la concentración de la riqueza y, finalmente, la explotación del hombre por el hombre”.

Para el exsecretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB) Milton Gómez, con el correr de los años, el cooperativismo se ha distorsionado porque la propia dirigencia tiene otros criterios, “seguramente con ambiciones de dinero”.

Diagnóstico
José Pimentel recordó que antes de la nacionalización de las minas había muchos trabajadores que realizaban actividades mineras en áreas abandonadas y que en última instancia significaba que estos trabajos que hacían lo vendían al mismo patrón, eran las ‘cajchas libres’ (trabajadores libres).

Después de la nacionalización de las minas, desde la época de la inflación del “56 hasta la década de los 60, muchas minas fueron declaradas marginales, entre ellas Pulacayo y Bolsa Negra, pero para paliar el problema social se las convirtió en cooperativas y la Comibol les entregó el yacimiento, además de toda la infraestructura de la empresa para que los trabajadores la trabajen en forma libre y organizarse en cooperativas.

“En 1965, durante la dictadura de (René) Barrientos se sacan los decretos de mayo y se dispone alquilar algunas áreas de la Comibol a determinados locatarios, gente particular que tenía áreas determinadas, sin ninguna reglamentación”. Esto ocurrió en Potosí y Siglo XX.

Cuando se pone en vigencia el DS 21060, a los trabajadores les quitan el título de sindicatos y el gobierno de Víctor Paz Estenssoro, para renovarles los contratos y dejarlos trabajar, les obliga a adoptar la forma de cooperativa.

“No hay una base material cierta para hacer una explotación conjunta de todos los socios, son parajes individuales, niveles, y muchas veces entre ellos hay disputas por la riqueza de una determinada veta y finalmente por la riqueza del mineral”, señaló.

“Ellos trabajan con cuadrillas, pero nunca han tenido la posibilidad de unificar toda su producción en función de un resultado común para la cooperativa”, afirmó.

El cooperativismo toma cuerpo tras el desalojo de los centros mineros y la Marcha por la Vida, que no logra llegar a La Paz tras ser evitado su avance en Calamarca por la presencia de fuerzas militares y policiales.

Grandes empresas, particularmente las de estaño, y los propios trabajadores que quedaban se organizan en cooperativas, así nacen las cooperativas de Siglo XX, Tasna y Chorolque, que comienzan a trabajar como cooperativas, recordó Pimentel.

Sin tecnología
Un hecho evidente y que coincide con el testimonio del exministro Pimentel y del exejecutivo de la COB Milton Gómez es que toda la tecnología y estudios que realizó la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), además de la infraestructura, fue entregada a estos grupos para que trabajen.

Pimentel sostuvo que se les entregó ingenio, desarrollo de la mina, chimeneas, jaulas, sistema de extracción instalada, “que se los pasó el modelo neoliberal, que quería no dejar de explotar las minas, sino dejar de explotar en manos del Estado y sin organización de carácter sindical”.

Al igual que Pimentel, Gómez señaló que muchos estudios concluidos fueron entregados a las cooperativas. “Ellos las solicitaban y los técnicos les entregaban datos. La política neoliberal afectó a la Comibol, aunque nosotros luchamos permanentemente por defenderla”.

Su experiencia le hace afirmar que existen dos grupos de cooperativistas: uno de los cooperativistas empresarios mineros que tienen personal minero trabajando y otro que son los verdaderos mineros que lo hacen dentro de la mina con los patrones, que son socios.

“Averigüé sobre la seguridad social y los datos señalaban que eran 80 mil, y en realidad son 10 mil cooperativistas, además a esa gente les hacen trabajar sin ningún tipo de beneficio social porque muchos salen enfermos después de haber trabajado varios años”, afirmó.

Cooperativas neoliberales
Pimentel señaló que el cooperativismo en Bolivia ha fracasado porque, al margen de ser forjadas por el neoliberalismo, aplica medidas individualistas y de mayor enriquecimiento.

“Cuando la apropiación es desigual o el tratamiento entre trabajadores es desigual, siempre hay la tendencia de la concentración del poder, estos trabajadores, que en principio son iguales, de pronto unos cuantos se convierten en los mandamases para ser patrones”, afirmó.

Entonces —dijo— se olvidan del principio de que uno de los objetivos de la humanidad es cuidar al ser humano y se está luchando para ir contra la condición del ser humano.

Esta situación también influye en la forma de ver la realidad social.
Pimentel señala que la gente que forma su cooperativa, “al salirse de la Federación de Mineros, al dejar de ser sindicato, ya toman otra posición”.

Pero no solo es responder a las tradiciones de la clase obrera, en cuanto a la unidad de gestión, a la jornada laboral de ocho horas, sino que renuncian a principios que hacen a la constitución de una sociedad.

“Ante esta situación han visto  la manera de encontrar aliados estratégicos, como los llamaba el neoliberalismo, para que les permita seguir explotando el yacimiento y de la misma manera a sus compañeros”, señaló el exministro de Minería.

NOTICIA RELEVANTE

Presidente de COMIBOL propone refundar la empresa minera

 

(Abya Yala Digital).- José Pimentel, nuevo presidente de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), en entrevista con el programa Ultimo Round, de Abya Yala Televisión, sostiene que uno de los desafíos más importantes de esta gestión será la puesta en vigencia de la Ley de la Minería, la industrialización y buscar la rentabilidad, principalmente.

Videos Relacionados

 

Enlaces Institucionales

SENARECOM

SERGEOMIN

AJAM

FOFIM

 

MINISTERIO DE
COMUNICACIÓN

PERIÓDICO BOCAMINA

 56 BOCAMINA 57 BOCAMINA 
 58 BOCAMINA 59 BOCAMINA 
60 BOCAMINA
(para descargar, haga click en la imagen)
 
61 BOCAMINA
(para descargar, haga click en la imagen)

RENDICIÓN DE CUENTAS 2016

(para descargar, haga click en la imagen)

MEMORIA DE COMIBOL 2015

(para descargar, haga click en la imagen)

Mar para Bolivia

Redes Sociales

  

Contador de Visitas

1124230
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
1754
4347
16099
1080954
72637
102105
1124230

Su IP:: 172.16.0.1
hora server: 2017-09-20 11:01:38