Español
Mapa de Sitio

Artículos

José Pimentel, Presidente de Comibol

Los trabajadores tienen conciencia antiimperialista

Periódico Cambio 03/05/2018

José Antonio Pimentel Cas­tillo cuenta con amplia trayectoria sindical pues fue líder de la Federación Sin­dical de Trabajadores Mineros de Bolivia e impulsor de la cogestión obrera en la estatal mi­nera durante el gobierno de la Unidad Democrática y Popular.

Fue vicepresidente del Co­mité revolucionario univer­sitario de la UTO entre 1969- 1971, en un momento de radicalización de la juventud universitaria, fruto de las ex­periencias guerrilleras del Che Guevara y de Teoponte, de la Asamblea Popular y fue miembro del Ejército de Libe­ración Nacional (ELN).

Fue ministro de Minería y en la actualidad es presi­dente ejecutivo de COMIBOL. Cambio conversó con él so­bre el 1 de mayo.

¿Cuál es el 1 de mayo más memorable que vivieron los trabajadores del país?

El 1 de mayo después de la re­volución de 1952, con el pue­blo armado, la Central Obrera Boliviana recién fundada y las milicias mineras y campesinas armadas. Realmente una eufo­ria revolucionaria.

El otro 1 de mayo glorioso fue en 1971, cuando la COB dio inicio, después de una ma­siva marcha, a las sesiones de la Asamblea Popular en el Pala­cio Legislativo, en el gobierno de Juan José Torres. Se sentía que estábamos en los albores de la construcción de una revo­lución socialista.

A mi me tocó vivir un 1 de mayo de 1982 cuando la COB decidió salir de la clandestini­dad rompiendo el cronograma sobre la vigencia sindical fir­mado con el gobierno de Torrelio (Celso), por eso salió a la plaza San Francisco Édgar Ra­mírez, y a mí me tocó presidir la marcha de los trabajadores el 1 de mayo en Oruro.

Pero los trabajadores también vivieron trágicos episodios, como la Masacre de San Juan...

Sí, naturalmente. La lucha de los trabajadores mineros siempre fue una lucha des­igual, muy angustiosa. Tam­bién hubo 1 de mayo combati­vos. Por ejemplo, el 1 de mayo de 1967, antes de San Juan, donde yo participé en una marcha de la Central Obrera Departamental de Oruro, en medio de la dictadura, cuan­do no había organizaciones sindicales, allí se marcha­ba para recordar el grado de combatividad de la clase obre­ra, sin importar la represión.

El 1 de mayo era una lucha por la reivindicación de nues­tras libertades sindicales, tan­to en las dictaduras e incluso en los gobiernos democráti­cos neoliberales, donde el 1 de mayo se convirtió en una fecha de reafirmación revolu­cionaria de unidad de la clase trabajadora.

¿Cómo vivieron los trabajadores las épocas del intervencionismo norteamericano en la década del 60?

En la década del 60 se conso­lidó el viraje del MNR de trai­ción a las banderas de abril. La clase minera sintió la imposi­ción del Gobierno norteame­ricano a través del Plan de Estabilización Monetaria y el Plan Triangular que marginó a los trabajadores de la admi­nistración de COMIBOL y una disminución de los salarios. Entonces, este periodo de im­posición norteamericano fue creando una conciencia anti­imperialista e identificando como un enemigo principal al imperialismo que imponía sus medidas políticas y económi­cas al pueblo boliviano.

¿Hubo resistencia de los trabajadores bolivianos, especialmente los mineros?

Naturalmente, la lucha de los trabajadores mineros desde el 60 hasta el 82 fue una lucha de resistencia, pero también de orientación política y de precisión de los objetivos his­tóricos que la clase trabajado­ra se planteaba.

¿Cuáles son las conquistas más importantes que consiguieron los trabajadores en estos 12 años de gobierno?

Hay un pleno reconocimiento a la libertad y a la organización sindical. En el caso minero hay una participación de los traba­jadores en la administración de COMIBOL y de su directorio, ese modelo fue buscado por la Fe­deración de Mineros para que asuman con responsabilidad el proceso productivo y la conduc­ción de las empresas estatales.

Hay una plena reorgani­zación del movimiento sindi­cal, hay una participación en la gestión en las políticas gu­bernamentales, tanto en el Ór­gano Legislativo y Ejecutivo. Creo que esta participación ha sido positiva, es alentado­ra y lo que falta es un plantea­miento ideológico y estratégi­co para enrumbar el proceso de cambio hacia posiciones más socialistas y de industria­lización del país.

¿Cuál es el horizonte que avizora para los trabajadores del país?

En la actual coyuntura las po­siciones son mucho más via­bles. Lo que sí falta es una maduración del movimiento sindical para plantear estas necesidades como una necesi­dad histórica para avanzar.

A veces los planteamientos de los obreros se mueven bajo la misma lógica que en el neoliberalismo, donde las consignas de coparticipación y control obrero fueron cambiadas por planteamientos de tipo salarial o de estabilidad laboral. Creo que todavía hay un rezago que no le permite proyectarse a un momento histórico. Pero estamos viviendo un proceso; también estoy confiado en que la maduración política va a se­guir avanzando conforme a los desafíos del proceso, que van a ser cada más exigentes.

¿Los trabajadores deben acompañar este proceso de cambio o deben mantener la independencia sindical, tal como piden ciertos analistas políticos?

Los que dicen eso ignoran la historia de la COB, que na­ció para ser cogobierno con el MNR y en ese gobierno tenían cuatro obreros ministros que impusieron su programa; la na­cionalización de las minas fue una consigna de la clase traba­jadora minera, no del MNR.

Entonces, la independencia de clase está en la medida que ellos defiendan sus intereses, tengan una ideología, un li­neamiento político.

¿Cómo encuentra a los trabajadores este 1 de mayo?

Espero que la marcha del 1 de mayo sea la muestra de la unidad del gobierno del pro­ceso de cambio con la clase trabajadora. En ese sentido, el hecho de que se realice una marcha en Oruro, una ciudad esencialmente minera, creo que va a reflejar los cambios que se están viviendo en la re­lación del movimiento sindi­cal con el gobierno.

NOTICIA RELEVANTE

EL ING. ANDIA REEMPLAZA A PIMENTEL EN LA PRESIDENCIA INTERINA DE COMIBOL

Bocamina Comibol 03/08/2018

Al finalizar la tarde de este viernes, 03 de agosto, el Ministro de Minería y Metalurgia, Félix Cesar Navarro, posesionó al Ing. Zelmar Andia, ex gerente de Oruro, como nuevo presidente ejecutivo de la Corporación Minera de Bolivia. Al acto asistieron los viceministros de Políticas y Fiscalización, Gualberto Hockofler; de Desarrollo Productivo, Mario Víctor Flores y de Cooperativas Mineras; José Luis Chorolque; además de personal de la Corporación Minera de Bolivia y la prensa.

Videos Relacionados

 

Enlaces Institucionales

SENARECOM

SERGEOMIN

AJAM

FOFIM

 

MINISTERIO DE
COMUNICACIÓN

PERIÓDICO BOCAMINA

 64 BOCAMINA 65 BOCAMINA 
 65 BOCAMINA 66 BOCAMINA 

67 BOCAMINA
(para descargar, haga click en la imagen)
68 BOCAMINA
(para descargar, haga click en la imagen)

RENDICIÓN DE CUENTAS 2017

(para descargar, haga click en la imagen)

MEMORIA DE COMIBOL 2017

(para descargar, haga click en la imagen)

Mar para Bolivia

Redes Sociales

  

Contador de Visitas

2571562
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
2865
3109
26446
2516930
68763
112516
2571562

Su IP:: 172.16.0.1
hora server: 2018-08-17 19:11:17